jueves, 2 de noviembre de 2017

HOOK. ¡DERROTAMOS AL CAPITÁN GARFIO A BASE DE MAMPORROS!


A menudo hecho la vista atrás...
...y no puedo evitar que mi mente sea asaltada por los gloriosos recuerdos de aquellos años en que los videojuegos eran "
mágicos, sorprendentes y alucinantes"

    ¡Ey, ey, ey, ey! ¿Qué pasa arcade compañeros? Hoy venimos con ganas de hablaros sobre un juego que, aunque no fue uno de los más destacados del extensísimo abanico de toda la variedad arcade, siempre lo hemos guardado en la memoria como un buen juego que nos dejó una gran sensación y buenos recuerdos en esa primera mitad de los 90. Poneos la ropa verde y preparaos para volar, pues nos vamos a la caza del Capitán Garfio.

 

1.       Cartel Publicitario del Juego.

        Corría el año 1992 y la compañía japonesa de videojuegos Irem (seguro que tras esto, muchos de vosotros ya habéis plantado las orejas), decidió lanzar al mercado un videojuego basado en las aventuras y correrías de Peter Pan y los niños perdidos para un sistema arcade. Pero primero, hagamos un poco de memoria sobre aquellos tiempos… 


         Un año antes, en el año 1991, se estrenaba la exitosa película Hook, donde el genial y tristemente desaparecido Robin Williams dio vida a un Peter Pan que lo había olvidado todo y que había abandonado el "País de Nunca Jamás" para vivir una vida “normal” en Londres. Pero de repente y sin previo aviso, se ve atacado por su eterno enemigo, el Capitán Garfio, personaje que fue representado por el no menos genial Dustin Hoffman, viéndose obligado a tener que volver a Nunca Jamás y hacerle frente. Menos mal que nuestro héroe contaba con la ayuda de la pequeña y bella "Campanilla", a la que daba vida nada más y nada menos que la guapa y atractiva Julia Roberts, la cual le llevó de nuevo al lugar de donde no debió de haber salido nunca, y en donde ahora le correspondía restablecer el orden. Como veis, la peli tenía un reparto de actores verdaderamente soberbio y, gracias a ello, y a que la peli en sí no estaba nada mal, en esa primera mitad de los 90 se vivió un renovado furor por aquel héroe que vestía de verde, volaba y nunca envejecía. Y por si fuera poco, la banda sonora de la película estaba compuesta por una de las más grandes inminencias de Hollywood: el inigualable John Williams. ¡Menudo plantel! Así pues, en Irem supieron ver el renovado interés que se había desatado de nuevo por Peter Pan gracias a la nueva película y no quisieron perder la ocasión de hacer un juego basado en esta franquicia. ¡Y vaya que si lo hicieron! Y para ello, nada mejor que abrazar uno de los géneros que partía la pana en aquellos años: los beat'em up. Un "yo contra el barrio” que tan de moda estaba en los 90, donde tenías que abrirte paso a base de abofetear piratas y corsarios del Capitán Garfio repartiendo leña de la buena a derecha e izquierda. Nos encantaban y nos encantan este tipo de juegos. Y más cuando utilizan una franquicia que, a priori, no parece que pudiera ser buena para hacer un juego de este tipo y resulta que acaba siendo un muy buen juego. Brutal el trabajo que se marcaron desde Irem.


2.  El juego comienza, como no, en un puerto pirata.


    Los gráficos de Hook son, como ya era la norma en los juegos de la compañía Irem, una delicia visual de las 2D. Personajes bien diseñados, con buenos detalles y con un gran colorido, eran completados por una correcta variedad de movimientos y animaciones (faciales incluidos) que le sentaban muy bien al juego. Y tanto los escenarios como los paisajes que nos acompañan en el fondo son también de una gran calidad y belleza; cualquier amante de los juegos hechos a base de píxels en 2D sabrá ver enseguida que los chicos de Irem siempre pusieron especial interés en conseguir que sus juegos fueran vistosos a primera vista y que te entraran por los ojos. Y vaya que si lo consiguieron también con Hook. Ver el juego en movimiento no defrauda lo más mínimo. Es una golosina para tus ojos. Cierto es que hay algunos momentos puntuales (muy pocos) en los que se acumulan los enemigos en pantalla o cuando te enfrentas a los "final bosses" en que hay un poco de ralentización, pero es realmente mínima y no llega a molestar (prácticamente todo beat em up que se precie llegó a sufrir de alguna ralentización, por breve que fuera). 
    Pero esto no afecta para nada a la experiencia global del juego y menos aún al acabado gráfico y el número de detalles que se pueden llegar a ver en cada una de las fases del juego. Y si no, y como muestra de ejemplo, fijaos en la siguiente imagen en las insinuantes sirenas que contemplan impávidas como nuestros héroes les calientan las orejas a los piratas que se atreven a plantarles cara en la fase cuatro, si no me equivoco, y los detalles de las cascadas que rodean a las sirenas. Sin duda una pasada. Gráficamente el juego ralla a un gran nivel. Lo dicho, un gustazo para la vista.


3. En pocos videojuegos tendrás unas espectadoras tan bonitas y únicas como las 3 sirenas del fondo.



    En cuanto a los enemigos que nos harán frente, hay una variedad de unos 6 ó 7 tipos diferentes que, como es normal en todo beat'em up que se precie, están más clonados que T-800 hay en la cadena de producción de Skynet. Pero a decir verdad, no es algo que moleste demasiado, ¿no?. Aquí hemos venido a repartir tortas, y tenemos para todos, estén clonados o no.

4. No me negaréis que los gráficos del fondo son totales. Molan mucho.



    Bien, el apartado sonoro no es que destaque especialmente (no todo puede ser bueno), pero las melodías, más bien cañeras claro, acompañan perfectamente la acción del juego y no decaen en ningún momento ni desentonan para nada en "el ambiente "del juego. Se puede decir que son correctas. Es cierto, que no hubiera estado de más que las melodías que nos acompañan durante el juego fuesen o estuviesen basadas en la fantástica banda sonora de la película, pero claro, se ve que los emolumentos que tenían que pagar por sus derechos para usar sus melodías fue un impedimento importante. Aun así, la pieza que suena durante toda la primera fase sí está, sin embargo, inspirada claramente en la música de la peli: concretamente del tema principal, un tema chulísimo y que le sienta al juego como anillo al dedo. Pero es la única pieza que se le asemeja al original de la BSO fílmica en todo el juego. Lástima… Como conclusión al apartado sonoro, decir que aunque no se malo, ni mucho menos, no consigue igualar el nivel de calidad de la que sí hace gala el apartado gráfico.
  


5. Este fornido cocinero es el "jefe" del primer nivel. Desde luego, menudo barrigón

 

    Bueno, pasemos al apartado técnico. En este aspecto, bajo nuestro punto de vista, el juego cumple más que sobradamente. ¿Porque? Básicamente, porque de todos es sabido (y si eres de los que no lo sabía, ya sabes algo más) los juegos arcade se tenían que ganar la fama entre los jugadores ofreciéndoles calidad y buenos acabados una vez el juego estaba en la calle (no como hoy en día, que dos años antes ya están dando la brasa con publicidad y vendiéndonos la burra y creando hype y más hype), y este juego las ofrece: las animaciones y movimientos de los personajes están bien cuidados y hechos con gusto. Cada uno de los 5 personajes elegibles de que dispone el juego tiene su estilo de lucha totalmente diferenciado de los otros así como las habilidades. Es evidente que el más equilibrado y poderoso es, como no, Peter Pan, pero de los restantes compañeros de tropelías,  Rufio es muy rápido y fuerte pero sus golpes tienen poco alcance (ambos son los más equilibrados del juego) y luego tenemos a otros tres chiquillos que no son tan competentes como estos dos: Ace, el niño rubio, no es muy rápido o poderoso pero sus golpes tienen más alcance, Pocket es el más rápido y ágil pero también el menos fuerte y el último (el más gordito, que no recuerdo su nombre jejejeje perdón), es más contundente pero evidentemente también es más lento. Variedad no falta. 
    Y en cuanto a las magias, es una lástima que no sean muy espectaculares, la verdad. La única que vale la pena admirar es la de Peter Pan, que se rodea de una columna como de fuego que se alza ígnea hacia las alturas y destroza a todo aquel que está cerca. Pero las del resto de personajes no son tan vistosas o espectaculares (se ve que el único realmente poderoso había de ser Peter Pan). Ahora bien, esto es un mal menor que no afecta al acabado general del juego. 
    Lo que sí que fue, y sigue siendo, un gran acierto, es que el juego te permita jugar a cuatro jugadores simultáneos, tal cual las Tortugas Ninja, X-Men, The Simpsons o Sunsetriders. Todo un espectáculo y un gozo el poder jugar cuatro amigos a la vez, con la pantalla llena de piratas deseando no haber salido del barco mientras una lluvia de golpes, patadas, saltos y magias inunda toda la pantalla. Y todo corriendo con asombrosa fluidez. Diversión pura y dura. Un gran acierto por parte de Irem no sólo en aquella época, ya que hoy en día, por ejemplo, si dispones de una Raspberry y cuatro gamepads (disponer de la recreativa original ya sería la ostia), os podéis pegar una viciada de miedo tú y tres amigos más a la vez. ¿A qué mola? Pues probadlo y veréis como todavía mola más. ¿Multiplayer online? Está bien, claro. Pero mola más tener los compañeros a tu lado... ¡mucho más!




6. Pantalla de selección de personajes. Sólo hubiera hecho falta poder jugar 5, ¿no? Por pedir ...

     Además, el juego tiene algunos detalles que hacen que la experiencia sea más satisfactoria aún (cuanto bien hacen los detalles, ¿eh?): cuando tumbas a un enemigo y aún le queda vida, hay un corto espacio de tiempo en el que si te pones a su lado, puedes seguir dándole estopa a base golpes rastreros al más puro estilo "que recelo te tengo y que rabia me das, que mientras estás en el suelo te estoy poniendo fino…" También hay, por si fuera poco, puntos secretos en la parte de arriba del escenario en que, si sabes dónde pegar, se te recompensa con suculentos e interesantes ítems, bien para subir la barra de vida o bien para aumentar la puntuación. ¿Serás capaz de encontrarlos? Seguro que sí. ¡De eso ni dudamos! 
    Y también y como ya era la norma en este tipo de videojuegos en aquella época, el juego te permite interactuar con diferentes partes del escenario, como por ejemplo hacer caer una enorme ancla encima de un grupo de piratas, o tirarles una olla de agua ardiente... en fin, que detalles y cosas curiosas para sorprender y agradar al jugador y para hacer el juego menos monótono no le faltan. Y eso siempre es de agradecer, pues reflejan con claridad si un juego ha sido hecho con mimo o no.


7.  Esta "Campanilla" no se parece demasiado a Julia Roberts, ¿eh pillastres?
 

         En cuanto al apartado de la dificultad, al ser un juego arcade está más que cubierto. Como era norma en los videojuegos recreativos, al principio resulta bastante fácil y accesible y la primera pantalla te la puedes fulminar sin demasiados problemas. Ahora bien (risita siniestra), tan pronto como comienzas la fase 2 ya notas que la cosa ha cambiado (¡ups!), y lo que en la primera fase eran piratas bastante embobados y no demasiado listos, en esta ya se han espabilado sobremanera y ya te ponen las cosas más serias: té pegan más golpes, te rodean, se apartan... ¡malditos bribones de agua dulce! Pero reconozcámoslo, al fin y al cabo es lo que realmente se busca, ¿no? ¡Que te lo pongan difícil! Aunque claro, las intenciones reales de los creadores siempre fue dejarnos los bolsillos más pelados que mi cabeza (sí, no es que tenga mucho pelo ahí arriba). Pero que ponga las cosas difíciles no quiere decir que no lo disfrutes jugando, ni mucho menos: ¡te haces de repartir puñetazos y patadas sin cesar que es un gusto, oiga!
         El juego, para ser arcade, es bastante largo. Son 8 fases disponibles por las que te paseas por toda la isla de "Nunca Jamás", comenzando en un puerto pirata y terminando en el barco del Capitán Garfio en la otra punta de la isla... ¡Menudo viaje! Prácticamente imposible pasártelo solo con un crédito. Así que tienes ante ti un gran juego arcade de buena duración, vistoso y colorido, con la opción de cuatro jugadores  y además el reto de pasártelo enterito sólo con un crédito (si lo logras, Arcade Vintage te invita a unas birras gamer). Bueno, y a todo esto, decir que para jugar sólo se utiliza el joystick de dirección y dos botones, el de acción y el de saltar: simple y directo, como los buenos arcade de siempre, ya que como marcaban los cánones en nuestros queridos juegos de los '80 y '90, lo complicado era dominar el juego y su dificultad con comandos y teclas fáciles y simples de memorizar. ¡Qué gran filosofía!


8. Suele pasar que los más malvados terminan huyendo con el rabo entre las patas.


         En fin, que teníamos ganas de escribir sobre este juego y revivir junto con vosotros las aventuras del Peter Pan más combativo que haya pisado nunca un videojuego. Nunca olvidaré aquel día de verano de mediados de los 90, cuando entré a  los recreativos de mi pueblo (una pequeña localidad de 2.500 personas) y mis ojos se posaron sobre aquella recreativa con un adulto Peter Pan dando su merecido a los malos a base de puñetazos, patadas y magia. Hice como los leones cuando cazan: fijé la vista en la máquina arcade y, sin dejar de mirarla, me enfilé hacia allí casi volando como si fuera el mismísimo Peter Pan, totalmente maravillado ante aquel increíble juego que tenía unos gráficos absolutamente geniales, preciosos y llenos de detalles. Y allí que se quedó la paga que tenía, y otras tantas más… pero no me supo ni una pizca de mal, pues era el precio a pagar si uno quería disfrutar de aquellos videojuegos inalcanzables para cualquier sistema doméstico del momento. ¿Os lo recomiendo? Sí, totalmente. Y más si os gustan los beat'em ups. Sé que hay un montonazo de este tipo de juegos, pero de entre toda esa cantidad, hay unos que destacan más que otros. Pues este es uno de los que destaca. ¡Disfrutadlo! Y si puede ser en compañía, mejor que mejor.
     
    
     Os paso un enlace donde podréis ver un video del juego en una partida a cuatro jugadores. Diversión asegurada:



 


 

 









No hay comentarios:

Publicar un comentario