sábado, 19 de agosto de 2017

Se nos va un grande. Alfonso Azpiri fallece

¿Cómo no íbamos a comprar aquellos videojuegos?, si viendo esas portadas de casete te prometían no solo diversión, si no mucho más. 

Absortos mirábamos en los escaparates esas curvilíneas mujeres, esos héroes de mirada intimidante y esos seres salidos de cualquiera de nuestras pesadillas, deseando que llegara el momento de meterlo en nuestros 8 bits y oír esos pitidos característicos.

Y así una generación, la primera que dedicábamos nuestro tiempo en aquellos desarrollos españoles, hicimos grande la industria del videojuego durante unos años, debido en gran medida al reclamo de esas imágenes, las cuales muchas veces poco tenían que ver con el contenido del videojuego, pero la imaginación hacía el resto.




Lógicamente las compañías de videojuegos como Dinamic, Opera, Topo y otras muchas supieron aprovechar el tirón que producía su arte. ¡Qué gran parte le debemos como  artífice de la edad de oro del software Español.!


Siendo aún barbilampiño , un día llegan a tus manos los comics para adultos españoles, 1984, zona 84 , Cimoc, Creepy , el víbora y tantos otros y te das cuenta que el artista de aquellas portadas no solamente es un ilustrador impresionante, si no que le da a las viñetas una vida y dinamismo pocas veces visto.


En esas publicaciones Azpiri se codea con los mejores artistas del mundo del comic, y ve publicadas varias series e historias cortas.


Lorna y su Robot, Pesadillas, Sueños Húmedos y tantas otras que nos hacían a todos estar un poco más locos cada vez, sobre todo por esas diosas rubias y por esos artefactos tecnológicos .






Azpiri siempre colaboraba en ferias dedicadas tanto al comic cómo a la industria del videojuego, dónde fans , ya como mínimo cuarentones hacíamos cola para que nos firmase aquel Album o aquel casete, y descubrimos un señor amable, irónico y socarrón, al que le encanta la gente, y no le duele tener que soportar filas interminables de locos contándole sus batallitas con esta historia o con aquel personaje de videojuegos.





En una de esas exposiciones tuve ocasión de charlar de forma un poco más distendida con él, y me confesaba:
"Estoy hasta los cojones de los cabronazos que te piden un dibujo y cuando lo tienen se van sin ni siquiera saludarte", porque sobre todo él no nos veía como fans en una fila, si no como cordiales compañeros de viaje en esta travesía.


Descansa en paz maestro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario