miércoles, 26 de abril de 2017

Los inicios de los videojuegos españoles II. Cidelsa.

En 1980 llegan al fin a la calle las primeras máquinas de videojuegos diseñadas íntegramente en España. Cidelsa lanza Destroyer, una máquina que cumplía con la moda de la época, batallas espaciales al estilo de Galaxian o Phoenix, sin que al igual que este último le faltaran distintas oleadas de enemigo, jefe final incluído, el famoso "cabezón verde" .

Destroyer adelantaba cuáles iban a ser las principales características de la "marca España" en los videojuegos: rapidez endiablada y dificultad extrema, que sin embargo conseguían perfectamente su propósito: enganchar al jugador.
Uno de los primeros "final-boss" de la historia de los videojuegos: el "cabezón verde" de Destroyer (Cidelsa, 1980).

Playmatic apostó por introducir un producto propio, que permitiera también su exportación. Fueron los primeros en comercializar videojuegos para recreativas creados íntegramente en nuestro país. Imagen: Asociación ARCADE.

¿Pero de dónde surgía esta empresa?

Cidelsa fue la marca que se creó desde Playmatic en asociación con EFO (Electrónica Funcional Operativa SA) para comercializar sus propias máquinas de videojuegos (http://retrolaser.es/efosa-y-cidelsa-pioneros-del-videojuego-para-recreativas/). Desde EFO ya habían trabajado conjuntamente en el diseño de máquinas de pinball controladas por CPU, concretamente con el chip CDP1802 de RCA, dejando atrás las electromecánicas, y esta familia de microprocesadores fue la que se uso como base para hardware de los videojuegos de Cidelsa. Desde EFO, Fernando Yago y su equipo fueron los precursores de los primeros videojuegos diseñados y comercializados en nuestro país. A Destroyer le siguió Altair, que tuvo un éxito suficiente para lanzar una "actualización" o secuela, Altair II, recordado por su particular enemigo final, el "feto azul".

Altair tenía varias innovaciones respecto a la nave: podía moverse en 8 direcciones, disparar en dos (hacia arriba y hacia abajo) y perdíamos parte de la misma si los disparos enemigos impactaban en los laterales de la nave.
Flyer de Altair, Cidelsa. Imagen: Asociación ARCADE.


Con Draco (1981), cambiaron de temática introduciendo un juego al estilo Berzerk pero incorporando novedades como incorporar dos mandos, y así poder controlar por separado el movimiento del personaje y la dirección de los disparos, además de que permitía continuar la partida en el punto donde nos mataron, el famoso Continue tan común en las recreativas pero que en 1981 era una novedad. A día de hoy Draco puede parecer un juego bastante simple, pero sin embargo su tecnología llamó la atención de los americanos, concretamente de la mismisima Bally, que visitaron nuestro país para llegar a un acuerdo con Playmatic (http://www.recreativas.org/draco-1-cidelsa). No en vano, la máquina fue expuesta en varias ferias internacionales, incluyendo la JAA'81 celebrada en Tokio, Japón, siendo posiblemente la primera máquina de videojuegos española que llegara a pisar tierras niponas, adaptándose eso sí, al gusto de los jugadores del país, esto es, presentándose en los tradiciones muebles tipo cocktail.

Por su aspecto, a día de hoy puede parecer un juego primitivo, pero Draco se adelantó a Robotron (Williams Electronics) en ofrecernos un juego de acción con varias pantallas y con dos joysticks independientes para manejar por separado el movimiento y los disparos de nuestro personaje.
Draco, Cidelsa. 1981.


¡Llegan los americanos! Anuncio de Playmatic de una visita y supuesto acuerdo con Bally. (1982). Imagen: David Torres, Retrolaser.esDraco presentado en mueble tipo cocktail para adaptarse al gusto japonés. Feria JAA'81, Tokio. Imagen: Asociación ARCADE.


"Desde EFO y Playmatic, Fernando Yago y su equipo fueron los precursores de los primeros videojuegos diseñados y comercializados en nuestro país."

Clean Octopus dejaba atrás las batallas espaciales para presentaros a Chuby, un simpatico pulpo con la misión de rescatar tesoros repartidos en 8 escenarios diferentes. El jugador podía además seleccionar el orden de las pantallas.
Pantalla de Clean Octopus (Nightmare). 1982. Imagen: recreativas.org

Tras el boom inicial, la situación de las máquinas de vídeo se complicaba, y ciertos proyectos de EFO / Cidelsa / Playmatic, prototipos que se perdieron con el tiempo. El último comercializado de esta etapa del que se tiene constancia fue Clean Octopus, pensado inicialmente para exportación pero que finalmente también salió en España, con el nombre de Nightmare, en 1982. Bajo el nombre Chuby, manejamos a un simpático pulpo en un juego que deja atrás las batallas espaciales para presentarnos un escenario de laberintos que podría recordarnos inicialmente al popular "Comecocos", pero con mecánica de juego e ideas que lo convierten en un juego con estilo propio, y no en otro clon de éste. Pocos recordaban este curioso juego y afortunadamente desde Retrolaser.es se pudo rescatar material gráfico en exclusiva (http://retrolaser.es/imagenes-de-nightmare-clean-octopus-de-playmatic/)

En Nightmare (Playmatic, EFO. 1982) ya no aparecía la marca de Cidelsa. Imagen: Amado Ferri / Recreativas.org

Tras diseñar juegos para Playmatic, desde EFO surgió Cedar Computer con el objetivo de crear y comercializar su propia marca de ordenadores profesionales (http://retrolaser.es/cedar-computer-el-ordenador-profesional-de-efo-sa/), y posteriormente continuarían con las placas de vídeo introduciendo su sistema de juegos Magnet System.

Más información:
Cidelsa (Recreativas.org): enlace
Listado de juegos de Cidelsa (Recreativas.org): enlace

Días de apertura del mes de Mayo

El mes de Mayo tendremos abierto la Asociación los siguientes días:

Sábado  6  de  18:00 a 22:00 horas.

Sábado  20   de 18:00 a 22:00 horas.
   
Adulto socio simpatizante/día 15€

Niños hasta 12 años 10€  " siempre acompañados de familiar o tutor mayor de edad"

Refrescos incluidos.

martes, 18 de abril de 2017

Los inicios de los videojuegos españoles I. El prototipo de El Paracaidista

En esta serie de artículos, nuestro socio David Torres repasa los comienzos del diseño de videojuegos en nuestro país, cubriendo los primeros juegos españoles que se instalaban en las máquinas de la calle, en plena fiebre por los "marcianitos" que se produjo a finales de los años 70 y comienzos de los 80, y  homenajeando a aquellos pioneros que los diseñaron.

Comenzar desde el principio. Es la primera dificultad si queremos repasar la historia de los videojuegos españoles. No es fácil confirmar con seguridad cual fue el primer videojuego diseñado en España, pero con toda probabilidad podria ser la placa conocida como "El Paracaidista", diseñada en 1979 por los ingenieros Pere Quetglás, José Quingles y Javier Valero, mientras trabajaban para la compañía catalana Electrogame (mas tarde llamada Video Game).

Lamentablemente este primer diseño nunca llego a ver la luz, comercialmente hablando. Según el artículo publicado por Zonadepruebas.com, realmente el hardware no estaba diseñado exclusivamente para un sólo titulo, sino que se trataba de una plataforma genérica donde poder implementar diferentes juegos. Basado en el procesador 8085, era capaz de mostrar un mapa de bits de 256x192 píxels en blanco y negro. Se fabricaron 25 unidades pero, con la llegada en esas mismas fechas de las primeras recreativas en color (es decir, el éxito inmediato de Galaxian), el proyecto se consideró inviable comercialmente y fue abandonado.

Prototipo conocido como "El Paracadista", en honor al videojuego que se diseñó para este hardware. Imagen: zonadepruebas.com
Resultaría imprescindible recuperar el código del juego "El paracaidista" y documentar su arquitectura de hardware, para poder preservar lo que podría ser el primer videojuego diseñado en nuestro país.

El nombre de "El Paracaidista" proviene de cómo fue llamado en su fase de diseño el primer videojuego que se desarrolló para correr en esta placa, y por tanto no era su nombre comercial. Este juego consistía en un mortero situado en la parte inferior izquierda de la pantalla, mientras que en la parte superior se desplazaba un avión de derecha a izquierda, caer paracaidistas. Con el mortero debíamos destruir al avión y a todos los paracaidistas que saltaban de él, teniendo en cuenta que si llegaban al suelo andaban hacia el mortero disparando y, si no se mataban, sus ataques iban dañado el mortero hasta destruirlo, con lo que se terminaba la partida.

Lamentablemente, la llegada de las máquinas a color dejó obsoleta la placa antes de poder ser comercializada. Imagen: zonadepruebas.com
Por sus características, resultaría imprescindible recuperar el código del juego y documentar su arquitectura de hardware, y así poder preservar lo que podría ser el primer videojuego diseñado en nuestro país. Mientras esto no ocurra la historia de nuestra historia del videojuego quedará incompleta para siempre.

La no comercialización no frenó sin embargo a Javier Valero y compañía de continuar diseñando e investigando. Continuando en Video Game, ya añadían  características de su propia cosecha al adaptaban placas extranjeras.

La Scramble de Video Game tenía una novedad "no planeada" que no tenía la versión original: la opción de continuar la partida donde nos mataron. Captura de Retrolaser.es
Una de las más destacables fueron las modificaciones sobre Scramble (http://retrolaser.es/scramble-y-los-clones-espanoles/), añadiendo la opción de continuar en el ultimo punto donde nos mataron, a base de alimentar con más monedas a la máquina, y así poder llegar al final del juego. Esto era toda una novedad por aquél entonces implementada en muy pocas máquinas, pero sin duda tenían visión de futuro. La pseudo-secuela Super Cobra ya incluía esta opción "de fabrica" y a los pocos años la opcion de Continue era una característica presente prácticamente en todos los juegos de máquinas recreativas.

El nombre de Javier Valero es un elemento clave de la historia de las máquinas recreativas españolas, junto a Luis Jonama y Josep Quingles continuarían en Tecfri y más tarde llegaría Gaelco.