viernes, 14 de marzo de 2014

Las DeLuxe ochenteras de Sega

Durante la segunda mitad de los años 80 los mejores salones recreativos albergaron en su interior unas máquinas que desde la distancia llamaban la atención. Estoy hablando de los modelos DeLuxe de los títulos de Sega que ya en su versión standard acaparaban la atención de los jugadores. Estas versiones DeLuxe no solo se trataban del mismo juego en un mueble con forma de cabina, esa idea ya existía desde los tiempos del Monaco GP. La gran novedad consistía en que estas grandes máquinas se movían, cada una a su manera, y en algunos casos el jugador la movía con su propio cuerpo.
A continuación describiré brevemente las más significativas, y realmente me siento afortunado de haber podido jugar en casi todas ellas, algunas durante muchos años. Todo un lujo. Abróchense el cinturón, que comenzamos.


Hang-On a día de hoy puede parecer un juego muy simple. Pero os aseguro que en 1985 no lo era. Y si la versión "sitdown" ya era una gozada para los sentidos, la Deluxe en la que tenías que tumbar una moto de tamaño real para girar en las curvas era algo espectacular. Mi experiencia con Hang-On es de haber jugado mucho pero no conseguir completar el juego más de un par de veces. Llegué a ver la versión DeLuxe pero era una época en la que mi economía no me permitía gastarme veinte duros de entonces en una partida que no iba a durar más de tres minutos.
Si soñaste con montar una Superbike, esta era tu máquina

Space Harrier es una máquina que nunca he visto en España ni he sabido de ella. A pesar de ser un juego omnipresente en todos los recopilatorios oficiales de Sega intuyo que no llegó a distribuirse en España. El mueble original USA es el mismo del Enduro Racer que todos conocemos cambiando el manillar por un joystick. La versión DeLuxe, que se inclinaba hacia adelante, atras y a los lados, permitía jugar sentado en plan cabina de avión, cosa que no tiene mucho sentido ya que el protagonista del juego va siempre de pie sujeto a esa especie de cohete.
Space Harrier en su formato DeLuxe
Y ya que hablamos de Enduro Racer y tenemos una en el local no puedo pasar sin hablar de ella a pesar de que no existe versión DeLuxe. Lo más parecido a ello sería la versión USA que incorpora una pequeña moto. En españa se distribuía con un asiento bajo con forma del de una moto, o con un pedestal para que la máquina ganara altura y así poder jugar de pie.
Lamentablemente, esta versión no la pudimos disfrutar en España
Y le llegó el turno a Out Run. El mueble standard lo conocemos bien y nos parece precioso pero el DeLuxe ya es la bomba. Llegados a este punto hay que matizar que existen dos variantes del DeLuxe. La versión japonesa y británica (intuyo que en Autralia también) tiene forma de cochecito, la palanca de marchas a la izquierda, y los altavoces a la altura de los oídos del jugador. Además incorpora luces de freno en el propio coche real que se iluminan al mismo tiempo que las del coche en pantalla.
Por otra Parte la versión DeLuxe para el resto del mundo cambió el diseño del coche. Este tiene unas formas más rectilineas, el cambio de marchas está a la derecha, los altavoces sobre el monitor, y ha perdido las luces de freno. Es en esta máquina, concretamente la de la foto, donde me he dejado una importante cantidad de monedas. Volver a jugar a la versión DeLuxe en el local es para mí como volver al pasado.
Esta es la versión española, marca Cirsa, a la que tanto jugué
Y es ahora el turno de otra mítica de Sega: el After Burner. El juego en sí es un clásico inmortal. El mueble vertical está realmente conseguido con su joystick con vibración pero hablar de la versión DeLuxe es hablar de una fantástica máquina que se movía arriba y abajo, y en cuyo interior el conjunto que unía el asiento con el monitor y los controles también se movía todo de una sola pieza. El resultado era realmente sorprendente. Y lo mejor de todo es que este formato DeLuxe estuvo muy extendido y yo personalmente lo encontré en multitud de salas recreativas de todo tipo.
Un juego como After Burner merecía una máquina como esta
Parece ser que en Sega pensaron que los combates aéreos eran garantía de éxito tras los excelentes resultados de After Burner, así que no tardamos mucho en encontrarnos con Thunder Blade. El juego en sí era incluso bastante bonito gráficamente pero resultaba algo lento y soso, y para colmo el helicóptero de la versión DeLuxe se movía mecánicamente de forma que era el jugador el que movía el asiento sobre el que se sentaba cuando movía la palanca de control. Esto afectaba mucho a la jugabilidad ya que impedía realizar movimientos bruscos del helicóptero necesarios para esquivar ataques enemigos. Llegaba a ser preferible jugar en la versión de pie.
Un formato muy bueno estéticamente pero poco jugable
Y vamos ahora con Super Hang-On. Este título no sólo desmiente aquello de segundas partes nunca fueron buenas sino que mejora enormemente a su predecesor. Pero no voy a hablar del juego sino del mueble DeLuxe, o mejor dicho de "Limited Edition Hang-On", que es el título que muestra el juego tanto en pantalla como en los adhesivos que decoran el mueble, que es la misma moto enorme del Hang-On DeLuxe pero cambiando el color rojo por un azul oscuro de muy buen gusto. Y en esta máquina sí que he jugado unas cuantas veces. Por cierto, que tiene estribos para poner los pies como si fuera una moto real y tumbarla con el peso del cuerpo pero resulta mucho más práctico y jugable apoyar los pies en el suelo para hacer mayor fuerza. Obviamente esta máquina no es recomendable para chavales que no les lleguen los pies al suelo firmemente.
Sega hizo muy bien en aprovechar el "molde" de la Hang-On DeLuxe
Y volvemos a las cuatro ruedas con otro mueble espectacular y un juego poco conocido, el Power Drift. En este caso los coches son una especie de buggys todoterreno corriendo por circuitos cerrados llenos de subidas y bajadas, y el objetivo para seguir avanzando circuitos es quedar entre los tres primeros de los 12 corredores. El mueble DeLuxe se inclina salvajemente sujeto por un eje a cada extremo delantero y trasero, y como la imagen en pantalla también se inclina al girar, el efecto resulta espectacular. Lamentablemente no tuve muchas ocasiones de jugar a esta gran máquina pero sí que debo decir que es un juego difícil de dominar porque todo sucede muy deprisa y a menudo los cambios de rasante reducen enormemente la visibilidad.
Power Drift gozó de esta espectacular cabina móvil
Y ya para el final me dejo la más espectacular de todas, y que también es de las más desconocidas. Se trata de Galaxy Force. En pocas palabras podríamos definirlo como el After Burner del espacio, pero hay muchas diferencias entre ambos juegos. La forma en que se suceden las fases y el que en vez de vidas tenemos un contador de energía que se reduce cada vez que recibimos impactos pero se recarga al final de cada fase son las más llamativas. Pero lo mejor es el soberbio mueble, acotado por unas cadenas para que nadie se acerque imprudentemente, y que gira sobre su eje central y además se inclina arriba y abajo. Para colmo, la velocidad de giro e inclinación concuerda perfectamente con el movimiento del escenario de fondo, así que la sensación que da es realmente de estar "ahí fuera" flotando en el espacio. Me siento realmente afortunado de haber podido jugar, aunque fuera una sola vez, en una máquina tan especial y de la que a día de hoy apenas hay información.
La foto no le hace justicia a la gran máquina que fue Galaxy Force
Ya con el artículo acabado no puedo dejar de hacer una mención especial al R360. Aunque para mí se trata más de una demostración de fuerza por parte de Sega y de lo que era capaz de hacer esta compañía, que de una recreativa más. El juego resulta ser una variante del menos conocido "G-Loc", y simplemente consiste en derribar el mayor número de cazas posible en los dos minutos que dura la partida. La máquina gria entre sus ejes que forman una esfera, de modo que puede adoptar absolutamente cualquier posición. Ya nada más empezar el juego, te da la bienvenida con un giro horizontal para seguidamente darte el control de la nave. Y os aseguro que la única vez que jugué estaba más preocupado de mantener el avion en horizontal que en cargarme los cazas enemigos. ¡¡DIOS QUÉ MAREO!! Tentado estuve de pulsar el botón de parada de emergencia pero las 300pts que ya había pagado por meterme ahí no las iba a desperdiciar. Y la verdad se trataba de una experiencia única e irrepetible que no creo que vuelva a vivir. Y ya al acabar la partida se te pide que aterrices el avión correctamente sobre el portaaviones. Si fallas y lo estrellas la máquina te "castiga" girando bruscamente sobre todos sus ejes.
A pesar del mareo me alegro mucho de haberme subido a este maquinón
Han pasado los años, los recreativos son historia del pasado y solo quedan los recuerdos, las imágenes que podamos ir encontrando por internet, y unas pocas de estas máquinas funcionando, normalmente en manos particulares y no en explotación. En Arcade Vintage nos sentimos orgullosos y afortunados de tener una de las más representativas de esa era, el Out Run DeLuxe, y con gusto esperamos que vengáis a disfrutarla junto a nosotros. Os esperamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario